Era muy pequeña cuando agarré un lápiz y ya no lo solté. Mi madre siempre me dice:
«Cuando tenías tres añitos te llevé conmigo a pedir información en una guardería para apuntarte y al darme cuenta habías cogido no sé de donde, un lápiz y un papel y ya no hubo quien te moviera de allí…». Ese amigo de grafito y madera me sirvió en el tiempo tanto para expresar mi mundo dibujando, como escribiendo.
No lo hago con una intención específica, simplemente escribo; pensamientos, memorias, sentimientos, lo que viene a mi mente cuando estoy dibujando… dibujar y escribir, escribir y dibujar, como siempre han ido juntos no era momento de separarlos ahora, así que aloha a mi blog 😉
Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this